5 jornada Equipo A

VALLECAS C.D.V. – PUEBLO NUEVO A 4.5 -1.5


A continuación esta la crónica de este encuentro cortesía de Lidia...

 

Bueno, hoy me toca a mí hacer la crónica del Pueblo Nuevo de Preferente, así que allá voy:

No tengo ni idea del orden de terminación, así que los pongo por orden numérico.

Tablero 1: Renier-Minzer. 0-1. Nuestro argentino vence. La partida la vi poco así que no puedo comentar mucho, pero parecía muy interesante. (Tampoco me atrevo a decir mucho q luego los viernes me puede mandar 100 problemas [es broma Minzer :)]). Tampoco tengo idea de cómo terminó, ya que yo, por entonces, andaba en apuros de tiempo. En fin. Minzer, chapó.

Tablero 2: The Kid – Eleazar. 0-1. Por cierto, The kid es un fan mío porque imitó una jugada que hice para plasmarla en su partida. Se ve que soy la inspiración de los más jovenes, jojojo. Bueno, nuestro niño no-Torres no parecía ir mal (a mi parecer), pero el otro se la lió para que tuviera que cambiar 2 piezas por torre, quedándose inferior. Sumando eso al poco tiempo que le quedaba, la derrota era cuestión de esperar.

Tablero 3: Valentín Bote – María. 1-0. No entiendo bien cómo, pero nuestra Merypowah quedó inferior en la apertura con rapidez. Valentín Bote estuvo planeando su juego táctico para conseguir lo mismo que con The Kid: 2 piezas por torre. Mery se defendió como pudo al principio de la partida, pero aquel juego táctico no se podía evitar. Después, aguantó como una campeona hasta que el rey blanco del otro terminó en la casilla b7. Se ve que es un buen emulador de Petrosian (creo). Con el rey metido hasta la cocina y la avalancha de peones que a Mery se le echaban encima por el flanco de dama, no quedó otra que abandonar.

Tablero 4: Laura Peleona – Enjuto. 0-1. He puesto peleona porque Laura guerrea como nadie. No sé cuándo terminó, pero creo que fue de las últimas de todos. Cuando yo fui a verla varias veces (a la pobre la marginaron en otra sala porque Enjuto es ciego, y se precisan 2 tableros para jugar contra ciegos, así que no cabían en la mesa de nuestra sala) parecía ir bien. Al principio le había colocado un alfil centrado bien bonito, pero parece ser que tuvo que terminar cambiándolo por motivos que desconozco. La segunda vez que fui a verla, habían cambiado varias piezas y había dejado la iniciativa que tenía, así que simplemente era una partida igualada con mucho por delante. Desconozco cuál fue el error, pero alguno habría.

Tablero 5: Alberto Pastor – Alberto Collado. 1-0. Pelea de Albertos. Primero se enfrenta con Alberto del Barrio (mi ex) y ahora con Pastor… Parece el Gran Hermano de los Albertos. Bueno, comentando la partida. Es curioso, porque creo que es de los únicos al cual le han entrado de lleno en la preparación (aunque me dijo que le cambió luego una jugada en la 7). Cuando yo le vi, Alberto había seguido todo el plan trazado días anteriores: peón de menos a cambio de pareja de alfiles y actividad. La verdad, a mí me gustaba mucho su posición. Más adelante tuvo que arriesgar y meterse en algunos líos tácticos, y después el tiempo le jugó una mala pasada dejándose el peón de a7. Esto provocaba que el blanco tuviera peones pasados, que además luego le obligó a ceder la pareja de alfiles… En fin, de estar en el cielo porque te han entrado en la preparación, a estar cagándote en todo por no tener más tiempo.

Tablero 6: Yo misma – Adrián Montañés. 1/2. Con las tablas tuve un dilema moral, ya que si las daba y luego Laura o algún otro había ganado, por mi culpa habríamos perdido, pero tampoco podía ir a preguntar a Minzer porque me quedaba 1:37segundos (sí, me acuerdo exactamente porque sufrí mucho con ese tiempo)y no me iba a dar tiempo. En fin. Tampoco podía apretar más. El caso es que jugué una siciliana cerrada (recomendada por el sheriff) contra la variante dragón. La jugó rara; al menos, yo no usúo a jugar lo que él hizo. No me quedé mal, estaba bastante cómoda, pero no conté con un plan que se le ocurrió y que me desbarató los planes. Sumándose eso a que, no sé porque, no podía parar de cantar villancicos en mi cabeza (les ponía letra propia y todo), me ajusté mucho de tiempo y terminé llegando a una posición ligeramente inferior. Para complicarlo y crear contrajuego como fuera, sacrifiqué calidad a cambio de su alfil y así quedarme con una red de mate para él, y tratar de hacer algo con eso. Pero se defendió bien, a pesar del poco tiempo que nos quedaba a ambos (él estaba entre los 3 y 4 minutos) y nada, terminó en tablas.

Para celebrar nuestra derrota de 4’5 a 1’5 nos fuimos a comer patatas bravas y a la alioli, invitados por el Sheriff, que le sale el dinero de las orejas. Si esque… Pueblo Nuevo lo vale.

¡Aupa!