¿ quienes somos?

El Club de Ajedrez Pueblonuevo es  uno de los clubes más antiguos de Madrid. Fundado en 1976, lleva 25 años practicando y divulgando el ajedrez por toda la zona comprendida entre Ciudad Lineal y Ventas.

Actualmente, nuestro club cuenta con casi 100 socios de las edades más diversas, incluida una gran cantera de donde saldrán nuestros futuros campeones.

 

Nuestro club dispone de un local cómodo y agradable donde se puede practicar el ajedrez, así como de todo el material necesario para comprender este juego: tableros, relojes digitales, tablero mural, biblioteca,…

 

Además disponemos también del elemento más importante: personas que viven el ajedrez y que pretenden extenderlo a todos los públicos. Esto se traduce en jugadores de todos los niveles (desde chavalines que empiezan a mover las piezas hasta jugadores de categoría internacional), monitores y árbitros federados.

El Club de Ajedrez Pueblo Nuevo se encuentra situado en la calle Máximo San Juan, 2. La estación de metro más cercana es la de Quintana en la línea 5. El autobús más cercano es el 38, que atraviesa la calle Alcalá completamente. Nuestro club es muy fácil de localizar, porque hace esquina con la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima que se encuentra en la calle Alcalá.

El club se abre los sábados y domingos por la mañana a partir de las 11:30 hasta las 14:30 (a partir de las 9:30 si hay competiciones) y en sus instalaciones se imparten clases de ajedrez a cargo de monitores federados, comentarios de partidas y se organizan diferentes torneos tanto internos como de la Federación Madrileña de Ajedrez.

Clases de ajedrez

En el Club de Ajedrez Pueblonuevo hemos implantado una política para extender el ajedrez a todos los públicos. Para poder realizar esta labor, disponemos en el club de monitores de ajedrez federados cuyos conocimientos cubren todos los ámbitos del juego así como todos los niveles de juego.

Gracias a estas personas, en el club se imparten clases de ajedrez los sábados por la mañana a los que se puede asistir por el mero hecho de pertenecer al club.

Además, organizamos cursos de ajedrez en los distintos colegios de la zona, estimulando así las facultades intelectuales de los chavales y ampliando la cantera de jóvenes jugadores del barrio.